Laboral

¿FINIQUITO O LIQUIDACIÓN?

Cuando una relación de trabajo termina, el patrón debe cubrir al trabajador ciertas prestaciones a las cuales tiene derecho, la cantidad de éstas dependerá de la causa o motivo por la que se da la ruptura. Algunas son obligatorias o básicas y algunas otras están condicionadas a las características propias de la relación laboral, sobre todo del momento y el motivo por el que se concluye.

Empezaremos diciendo que el finiquito debe ser pagado siempre que una relación de trabajo termine, independientemente de la causa, ya que los conceptos que comprende son inalienables, su pago no se puede omitir. Comprende aguinaldo, vacaciones y prima vacacional, estos tres conceptos son irrenunciables por parte del trabajador y a estos tres conceptos deben sumarse toda aquella prestación adicional que se haya devengado, como lo son: salario, bonos, comisiones, vales, etc. o cualquier otra prestación devengada y que no hayan sido pagadas.

Es decir, el finiquito comprende 4 conceptos: aguinaldo, vacaciones, prima vacacional y prestaciones devengadas, este último va a variar a cada caso en concreto y conforme a la relación de trabajo.

La obligación de pago del finiquito se da cuando el trabajador rompe de forma voluntaria con la relación de trabajo, es decir, presenta su renuncia al empleo que venía desempeñando, sin mediar justificación mas que no querer continuar con ella.

Otro supuesto es cuando el propio trabajador fallece y el pago de las prestaciones debe ser cubierto a sus beneficiarios, pero adicionando la prima de antigüedad, este ultimo concepto solo se paga en el finiquito si se acumularon más de quince años, por ello considero que no forma parte del finiquito y mas bien se acerca a una compensación.

Por su parte, la liquidación debe ser cubierta  principalmente cuando existe una ruptura sin responsabilidad para el trabajador, es decir, que no hay voluntad de éste de concluir la relación de trabajo, ni mucho menos da motivos para que le rescindan el contrato de trabajo, es decir, en casos de despido.

En este estos casos deben ser cubierta, además del finiquito (aguinaldo, vacaciones, prima vacacional y prestaciones devengadas), una indemnización equivalente a tres meses de salario integrado. Este concepto tiene fundamento en el hecho de que el obrero se queda sin trabajo de forma inesperada, pero con la indemnización que se le otorga, se le garantizan los ingresos de los próximos 90 días, tiempo suficiente para encontrar nuevo trabajo u otra forma de subsistir.

Las prestaciones que se enlistan desde luego son los mínimos, el patrón puede agregar otros conceptos como la gratificación por los servicios prestados, en ambos casos son permitidos (liquidación y finiquito), ya que son a favor del trabajador.

Así podemos establecer que el finiquito forma parte de una liquidación, porque el primero se trata del pago de las prestaciones laborales mínimas y devengadas, por otro lado, a la liquidación se le suma el concepto de indemnización de tres meses de salario y la prima de antigüedad.

Es importante establecer que en ninguno de estos casos comprenden conceptos como salarios caídos, intereses o  20 días de salario por año laborado, ya que estos están condicionados a la existencia de un juicio, se materializan en una condena, incluso están condicionadas al comportamiento o actos del patrón, durante o después de concluido el juicio.

Pero eso lo veremos en el siguiente Post.

Sígueme en Twitter: @EymardG

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: