Derechos Humanos Sin categoría

El derecho a la salud y la libertad religiosa.

Un problema recurrente al que se enfrentan los médicos es a la negativa del consentimiento, por parte de sus pacientes o sus familiares, de ciertos procedimientos médicos o tratamientos, los cuales, atienden sobre todo a creencias religiosas.

Desde, “dios sabe cuantos hijos nos manda” (negándose  a un método de planificación familiar) , hasta impedir la transfusión de sangre por que así lo determina su religión. Este ultimo caso, es el que le sucedió a Saraí, una niña de 6 años, que vive en el estado de Chihuahua, sufre de leucemia. Sus padres de son indígenas rarámuris, y profesan la religión de los Testigos de Jehová.

En abril de 2017, Saraí fue internada en el Hospital Infantil de Especialidades estatal, y entonces sus papás pidieron que le hicieran un tratamiento que no incluyera transfusiones.

Sin embargo, una trabajadora social del hospital consideró que el estado de la menor era grave, por lo que la Subprocuraduría de Protección Auxiliar de Niñas, Niños y Adolescentes de Chihuahua tenía que hacerse cargo del caso, y en efecto esa instancia inició un procedimiento de protección, autorizando las transfusiones.

La menor fue diagnosticada con leucemia linfoblástica aguda y se indicó que requería quimioterapia, y más transfusiones. La Subprocuraduría, de nueva cuenta, autorizó los procedimientos, aunque los padres siguieron estando en contra, y solicitaron un amparo.

La madre de Saraí, de acuerdo con el reporte de Reforma, alegó que “los médicos y la Subprocuraduría la han hecho sentir que al ser indígena es ignorante y no puede tomar las decisiones adecuadas respecto a los tratamientos de su hija”.

El pasado 15 de agosto de 2018, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), a través de la Primera Sala y a propuesta del ministro Arturo Zaldívar, determinó que el Estado debe ordenar que se le realicen transfusiones sanguíneas, con el fin de salvar su vida, aun cuando sus padres rechacen dicho tratamiento debido a sus creencias religiosas.

En la sentencia se estableció que, si bien los padres tienen el derecho de tomar decisiones libres sobre sus hijos, tanto en el campo de la salud como en el ámbito de la educación religiosa, este derecho tiene como límite no poner en riesgo la salud y vida de sus hijos.

En este sentido, se pone en riesgo la vida de un niño cuando los padres, privilegiando sus creencias religiosas, se rehúsan a seguir un tratamiento que ya ha sido acreditado por la comunidad médica como el procedimiento más efectivo para tratar determinada condición letal; es decir, aquél que no presenta una disputa científica sustancial sobre su eficacia y confiabilidad.

Así, en el caso se resolvió que debía sustituirse la voluntad de los padres de la menor, pues el tratamiento indicado por la ciencia médica consiste, precisamente, en la realización de quimioterapias acompañadas de transfusiones sanguíneas, por lo que a juicio de la Sala debe autorizarse el tratamiento indicado por el personal médico, pues solamente a través de esa intervención podrá protegerse la vida de la menor.

Con todo, la Primera Sala precisó que el tratamiento autorizado debe suministrarse bajo la estricta y minuciosa supervisión de las autoridades, y otorgando siempre un trato digno, incluyente y respetuoso a los padres.

El asunto llego al máximo tribunal, después de que un Juez de Distrito, resolvió a favor de los padres, señalando que la Subprocuraduría, había incurrido en prácticas discriminatorias, al no respetar sus decisiones sobre sus hijos.

 

Abunda en el tema aquí

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: