Laboral

El ofrecimiento de trabajo no revierte la carga de la prueba en tratándose de despido a mujer embarazada.

El ofrecimiento de trabajo es la defensa mayormente utilizada al momento de contestar una demanda por despido injustificado. La razón primordial es porque la consecuencia directa es que revierte la carga probatoria al trabajador.

Recordemos que en materia laboral, corresponden en mayor parte al patrón, por lo que esta defensa, trae como consecuencia la reversión de esta carga probatoria, siempre y cuando el ofrecimiento sea calificado de buena fe por la junta.

Sin embargo, el pasado 22 de marzo de 2017, la Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación resolvió la contradicción de tesis 422/2016, existentes entre las emitidas por el Tercer Tribunal Colegiado de Circuito del Centro Auxiliar de la Décima Región con Residencia en Saltillo, Coahuila y el Tercer Tribunal Colegiado en Materia de Trabajo del Tercer Circuito, cuya resolución será una excepción a esa regla.

Los criterios jurisprudenciales de rubros “OFRECIMIENTO DE TRABAJO. AUN CUANDO SE CONSIDERE DE BUENA FE, NO DEBE TOMARSE EN CUENTA PARA LA DISTRIBUCIÓN DE LAS CARGAS PROBATORIAS, CUANDO LA CAUSA DEL DESPIDO ES EL EMBARAZO DE LA TRABAJADORA, QUE OBLIGA A JUZGAR CON PERSPECTIVA DE GÉNERO Y TOMAR MEDIDAS DE PROTECCIÓN PARA PERSONAS EN SITUACIÓN DE VULNERABILIDAD” y “OFRECIMIENTO DE TRABAJO PARA EMPLEADAS EMBARAZADAS Y EN SITUACIÓN DE MATERNIDAD. SI EL DESPIDO ES ATRIBUIDO EN LOS PERIODOS PROTEGIDOS CONSTITUCIONAL E INTERNACIONALMENTE, SU CALIFICACIÓN DEBE HACERSE BAJO UN ESCRUTINIO MÁS ESTRICTO”, respectivamente.

Antecedentes

Los criterios contendientes derivaron de asuntos similares en los que una trabajadora denunció ante la junta laboral, el despido injustificado por parte de la empresa en la que trabajaba, argumentando que esto obedecía a su situación de encontrarse embarazada o en periodo de licencia post natal, lo que no convenía a los intereses del patrón, quien de manera injusta y discriminatoria la despidió.

En cada uno de los casos, durante el procedimiento ante la autoridad laboral, la empresa patrona ofreció el trabajo a la mujer despedida, ofrecimiento que fue calificado de buena fe y, por lo tanto, se revirtió la carga de probar el despido injustificado a la trabajadora; posteriormente, el laudo que en cada caso se dictó, resultó desfavorable a los intereses de la parte trabajadora, ante lo cual promovió juicio de amparo directo.

Los Tribunales Colegiados que conocieron de esos asuntos, adoptaron posturas distintas sobre la calificación del ofrecimiento de trabajo, pues uno de ellos sostuvo, en esencia, que esa calificación no puede ser vista bajo un test ordinario, sino que se debe desplegar un escrutinio más estricto y cuidadoso, atendiendo al marco jurídico que tutela a las trabajadoras embarazadas, esto es, señaló que podía revertirse la carga de la prueba a la trabajadora, siempre que se realizara un análisis riguroso y en aras de que no se utilizara el ofrecimiento de trabajo con el fin exclusivo de revertir la carga probatoria a la trabajadora.

En cambio, otro Tribunal Colegiado señaló, en términos generales, que la Constitución y los tratados internacionales establecen que las mujeres trabajadoras deben ser protegidas especialmente durante el embarazo; de ahí que, a pesar de que el ofrecimiento de trabajo sea calificado de buena fe, el patrón pierde el beneficio de revertir la carga de la prueba a la parte actora.”

Extracto tomado de: Crónicas del pleno y de la sala

La jurisprudencia que surgió de dicha contradicción de tesis fue la siguiente:

Época: Décima Época

Registro: 2014508

Instancia: Segunda Sala

Tipo de Tesis: Jurisprudencia

Fuente: Semanario Judicial de la Federación

Publicación: viernes 16 de junio de 2017 10:22 h

Materia(s): (Laboral)

Tesis: 2a./J. 66/2017 (10a.)

OFRECIMIENTO DE TRABAJO. AUN CUANDO SE CONSIDERE DE BUENA FE, NO DEBE TOMARSE EN CUENTA PARA LA DISTRIBUCIÓN DE LAS CARGAS PROBATORIAS CUANDO EL DESPIDO SE DA DURANTE EL PERIODO DE EMBARAZO DE LA TRABAJADORA, AL CONSTITUIR UN TEMA QUE OBLIGA A JUZGAR CON PERSPECTIVA DE GÉNERO.

Si bien la mujer embarazada goza de ciertos derechos y prerrogativas que le reconocen la Constitución y las leyes, debido a su condición física y social en esta etapa de su vida y con posterioridad al nacimiento de sus hijos, lo cierto es que en la realidad muchas mujeres enfrentan la falta de estabilidad en el empleo, por la carga que supone para algunas empresas el otorgar una licencia de maternidad, que les obligan a suplir a la empleada embarazada con los consiguientes costos, tanto como en la etapa posparto y de lactancia, por las prerrogativas que la ley impone conceder a las madres trabajadoras. Ante esta situación de mayor vulnerabilidad, esta Segunda Sala determina que estos casos ameritan aplicar la herramienta de perspectiva de género, que implica reconocer la realidad socio-cultural en que se desenvuelve la mujer y eliminar las barreras y obstáculos que la colocan en una situación de desventaja en un momento en que de manera particular requiere gozar de la atención médica necesaria del periodo pre y postnatal y de las demás prestaciones de seguridad social que garanticen el bienestar del menor, lo que exige una mayor y particular protección del Estado, con el propósito de lograr una garantía real y efectiva de sus derechos. En este sentido, el reconocimiento de los derechos de la mujer a una vida libre de violencia y discriminación, y de acceso a la justicia en condiciones de igualdad, exige que todos los órganos jurisdiccionales del país impartan justicia con perspectiva de género, por lo que las mujeres trabajadoras deben ser protegidas de manera especial durante los periodos de embarazo y licencia postnatal, pues por ese solo hecho sufren discriminación laboral, lo cual incide en una violación sistemática a sus derechos humanos, al limitar su ejercicio en los relativos al trabajo, a la seguridad social, a la salud y a un proyecto de vida. Por tanto, en cumplimiento al deber de juzgar con perspectiva de género, cuando el motivo alegado por la trabajadora sea un acto discriminatorio, como el consistente en que el patrón haya dado terminación a la relación de trabajo, porque aquélla se encuentra embarazada o en periodo de licencia postnatal y, posteriormente, en el juicio laboral ofrezca el empleo, el efecto de revertir la carga probatoria carece de operatividad, pues ante la desventaja de la mujer trabajadora el patrón pierde este beneficio procesal y rige la regla general de que a la demandada corresponde la carga de la prueba de acreditar la inexistencia del despido por ese motivo discriminatorio; esta determinación coloca a las partes en la misma posición de acreditar el despido reclamado, es decir, opera la regla general de que corresponde al patrón allegar todos los medios de convicción necesarios al contar con mayores recursos para ello. Así, la prueba de que los motivos del despido no se encuentran relacionados con el embarazo de la trabajadora corresponde al patrón, e independientemente de que el ofrecimiento de trabajo se considere de buena fe, éste pierde el beneficio procesal de revertir la carga probatoria a la trabajadora embarazada o en periodo de licencia postnatal.

SEGUNDA SALA

En la que básicamente se estableció que aun y cuando el trabajo haya sido ofrecido de buena fe y calificado de la misma forma por la junta, esta circunstancia no revertirá la carga probatoria que impera en el procedimiento laboral, pues las juntas están obligadas a juzgar con perspectiva de género.

Ante esto, se determinó que cuando el motivo alegado por la parte trabajadora sea un acto discriminatorio, como que la parte demandada termine la relación de trabajo porque la actora se encuentra embarazada y, con posterioridad, en el juicio laboral ofrezca empleo, el efecto de revertir la carga probatoria carece de operatividad, pues ante la desventaja de la mujer trabajadora, el patrón pierde este beneficio procesal y rige la regla general de que es a la demandada (en este caso al patrón) a quien le corresponde acreditar la inexistencia del despido basado en una discriminación por razón del género (embarazo de la trabajadora), pues tal motivo, además de que no está previsto en la Ley Federal del Trabajo como una rescisión de la relación laboral, conculca en sí mismo derechos humanos fundamentales de la trabajadora.

¿Que te parece esta resolución?

1 comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: